EDITORIAL
Tecnología Celular: ¿Amiga o Enemiga?
Por: Oscar Morales Guevara - Nov 04 - 10:11 am 804 hits

Los celulares transforman la vida de la gente, pero también se vuelven enemigos si no aprendemos a poner límites.

Tecnología Celular: ¿Amiga o Enemiga?

Colombia es el país de los celulares. A donde quiera que vayamos siempre vamos a encontrar a alguien con un aparatico que envía chats, toma fotos, paga las facturas del banco, hace compras por internet, reproduce música y video, graba películas, corre videojuegos, envía correos, y que además hace llamadas telefónicas a cualquier lugar del mundo y sirve de calculadora, control remoto, escáner, agenda, despertador, y linterna en la oscuridad.

Aparaticos que caben en cualquier bolsillo o cartera, e inundan de manera masiva los restaurantes, los buses, los parques, andenes, teatros y centros comerciales. También abundan en las oficinas, los hogares, los colegios, las iglesias, los baños públicos, y los supermercados.

restauranteImpensable hoy sostener una reunión de amigos sin que cada uno tenga un celular agarrado en la mano, pues en Colombia pareciera que hay mas celulares que personas, y pareciera que las reuniones ya no son entre las personas, sino entre los celulares. Basta con entrar a la pizzería de moda, para inmediatamente descubrir una gran mayoría de clientes con la cabeza inclinada hacia abajo sumergida en su aparato celular, distraídos por completo en alguna conversación de chat. Los amigos ya no conversan, ya no departen, solo chatean. ¡Es una epidemia!

Hoy nadie niega que la tecnología celular ha transformado no solo la vida de las personas, sino el comercio y el mundo entero de los negocios. Los celulares se han convertido en poderosos asistentes personales que nos ayudan a planearlo y controlarlo todo, desde las empresas hasta los hijos. Impensable también tener una reunión de negocios sin que esté presente un celular o una tableta para navegar en internet, enviar mensajes y tomar notas. La tecnología celular y de tabletas se ha vuelto inseparable, omnipresente, e irritablemente invasiva.

¡Y ese es precisamente el problema! Junto con los avances tecnológicos y los beneficios que estos traen para las personas, aparecieron los problemas conyugales y de pareja, la violación de la intimidad y la privacidad, los malentendidos entre amigos y hasta problemas laborales. Todo por causa de un celular. Hoy día es común que una conversación "privada" de WhatsApp se filtre y termine pública en una red social. También se ha vuelto común que las conversaciones de chat generen problemas de celos entre los matrimonios y parejas. La adicción a Whatsapp, al celular, y al internet en general, es responsable de pérdida de rendimiento, estrés, ansiedad, irritabilidad, falta de concentración, disminución de la productividad, al igual que puede ser fuente de muchos accidentes de tránsito.

Los celulares pueden llegar a ser enemigos de las personas. En Colombia, por ejemplo, son muy frecuentes los robos de celulares que incluso terminan en asesinatos. También han aumentado los accidentes de vehículos por causa de conductores que se distraen enviando mensajes con sus teléfonos, y de peatones que mueren atropellados porque iban caminando como 'zombies' mirando sus pantallas al momento de cruzar la calle. Fenómenos como el del famoso aplicativo Pokemon GO no hacen sino agravar la situación, pues causan a diario accidentes que han llegado ser mortales.

La tecnología celular también es responsable de muchos problemas de salud, especialmente relacionados con el cuello y la columna. Al mantener la cabeza inclinada hacia nuestras pantallas celulares por períodos prolongados de tiempo, forzamos y cansamos la musculatura del cuello, desencadenando desviaciones de vértebras, contracturas musculares, espasmos y mucho dolor de espalda. Una mala postura a lo largo de años puede también afectar las articulaciones. "A 15 grados de inclinación, el peso de la cabeza aumenta a 27 libras, a 30 grados, son 40 libras, a 45 grados, la cabeza pesa 49 libras y a 60 grados, estamos cargando con 60 libras, cinco veces su peso original", afirma el jefe de cirugía de columna del New York Spine Surgery & Rehabilitation Institute.

Por eso es importante poner límites al uso que a diario hacemos de la tecnología, para que no afecte negativamente nuestra salud o productividad, ni nuestra vida familiar, social o laboral. Por ello, compartimos la siguiente serie de recomendaciones para que la tecnología siga siendo su amiga y no su enemiga:

  1. No use su celular cuando maneje un vehículo, ni siquiera en los semáforos en rojo. Además de prevenir accidentes, evitará meterse en problemas con los agentes de policía.
  2. No use su celular cuando esté en la mitad de una reunión con amigos. Hay que aprender a separar cada espacio, y a respetar a las personas con quienes nos reunimos. (En algunos restaurantes de Estados Unidos la gente deja sus celulares en un cajita sobre la mesa, y el primero que se atreva a usarlo antes de terminar la cena paga la cuenta de todos.)
  3. No use su celular mientras camina por la calle, salvo que quiera morir atropellado o quiera causar un accidente, o quiera que lo atraquen.
  4. No use su celular en misa, ni en un banco, ni en un bus. Nadie necesita enterarse de sus conversaciones privadas. Pida que le devuelvan la llamada, u ofrezca usted devolverla más tarde. (Sea consciente que el mundo no se va a caer por no contestar una llamada).
  5. No agache la cabeza para ver su pantalla: Mas bien levante la pantalla a la altura de su cabeza. De esta manera, se ahorrará muchos dolores de cuello y problemas con sus vértebras, músculos y articulaciones.
  6. No exponga su celular más de la cuenta, o en lugares inseguros. Los ladrones de celulares pueden perseguirlo por varias cuadras sin que usted lo note, a la espera de que usted 'dé papaya' para ellos arrebatarle su aparato de la mano, muchas veces con arma blanca o revólver. "Soldado avisado no muere en guerra", reza el dicho popular.
  7. Desconéctese a horas fijas. Póngale horarios a su celular, y propóngase no usarlo, por ejemplo, después de 10 de la noche. Logrará conciliar mejor el sueño y tener espacio y tiempo para la pareja y los hijos.
  8. Mande su celular de vacaciones. Para muchos esto es un imposible, pero por razones de salud, conviene de vez en cuando cortar con nuestros celulares por días, como si fueran vacaciones. Si se atreve a hacerlo, así sea por un día, usted recuperará mucho de su vida, aprenderá a disfrutar más la naturaleza y su tiempo libre. Disfrutará más de un paseo, y vivirá más intensamente las reuniones con amigos. Muy seguramente tendrá más tiempo para jugar con sus hijos, vivirá sin ansiedad y olvidará por un momento el fastidioso afán de todos los días.

Noticias más leídas

SEÑAL EN VIVO