EDITORIAL
OPINIÓN: No se engañen, las FARC siguen armadas
Por: Oscar Morales Guevara - Junio 28 - 6:18 pm 6560 hits

Mientras la mitad del país celebra la supuesta entrega del 100% del armamento de las FARC, la otra mitad no se traga el cuento.

OPINIÓN: No se engañen, las FARC siguen armadas

El reconocido periodista Herbin Hoyos Medina, ex director del programa de CARACOL 'Las Voces del Secuestro' y reportero del conflicto armado colombiano por más de una década, relató detalles sobre el armamento oculto de las FARC en reveladora entrevista que ofreció al programa radial 'La Hora de la verdad' de la cadena Radio Red de RCN el pasado 21 de Junio.

Escuche entrevista completa siguiendo éste enlace.

En dicha entrevista, Hoyos Medina contó sobre sus conversaciones secretas con un informante de las FARC, alias 'Carlos', quien fuera el responsable de comprar armamento para los distintos frentes guerrilleros del Bloque Sur de las FARC durante más de 13 años. Según relata Hoyos Medina, las FARC son dueñas de un armamento infinitamente superior al que supuestamente "entregaron" a la ONU en días recientes.

El armamento acumulado por FARC, reportado por el informante, incluiría caletas con miles de minas "quiebra pata" listas para ser instaladas, armas antiaéreas, ametralladoras 0.50, lanzacohetes, misiles tierra-aire de corto alcance que pueden derribar helicópteros de la Fuerza Aérea Colombiana en zonas rurales, y fusiles de última generación, muy distintos a los fusiles viejos y en mal estado inventariados por la comisión de verificación de la ONU en las pasadas semanas.

Mucho de este oculto armamento habría entrado por la frontera con Ecuador en camiones del ejército ecuatoriano a cambio de toneladas de cocaína, según denuncia Hoyos Medina, quien además afirma que los departamentos de Inteligencia colombianos son conocedores de esta situación, pero se hacen los de la vista gorda por orden del gobierno Santos.

En la entrevista de Hoyos Medina también sale a relucir el como las FARC mantienen en lo profundo de la selva varias bodegas de almacenamiento con armas que no están reportadas ni a la ONU ni a al gobierno colombiano, en las cuales hospedarían el arsenal de más alto calibre y de más reciente compra, con el cual garantizarían el cumplimiento de los acuerdos que firmaron con el presidente Juan Manuel Santos.

Para las FARC, las armas son su seguro de vida. No confían del todo en el presidente Santos, pues saben además que su popularidad está en ruinas. Por lo tanto, es apenas lógico suponer que no rendirán la totalidad de su armamento ante él, menos ante la inminencia de unas elecciones presidenciales que prometen "hacer trizas" la actual negociación, y en momentos en que el 77% del país rechaza la forma como el gobierno conduce el proceso con las FARC (Encuesta Yanhaas del 23 de Junio).

Encuesta Yanhaas del 23 de Junio.

El circense espectáculo montado por el gobierno colombiano alrededor de la supuesta entrega del 100% de armas de las FARC ha generado muchas dudas y ha puesto al país a especular sobre si el gobierno y las FARC están contando toda la verdad al país.

Frases grandilocuentes y desproporcionadas como que "Las FARC dejaron de existir" contrastan con la falta de transparencia del proceso de entrega de armas, el cual se mantuvo oculto al país por solicitud de las mismas FARC, donde ni el periodismo nacional pudo ser testigo de nada. Todo lo taparon, prohibieron la documentación con cámaras, aumentando el escepticismo de los colombianos.

¿Por qué no dejaron que los periodistas documentaran la entrega? ¿Que quisieron ocultar, que quisieron esconder?

Quieren que creamos que el armamento y la munición del cartel de drogas más grande del mundo - y que es a su vez la organización terrorista más sanguinaria de América - cabe en 3 contenedores, sin que siquiera la ONU haya entrado a identificar y revisar las más de 900 caletas que las FARC mantienen ocultas en la selva.

Ni metralla, ni explosivos, ni dinamita, ni minas antipersonales, ni misiles tierra-aire, ni cables ni munición. Sólo fusiles viejos, y a eso llamaron descaradamente "el fin de las FARC".

¿Por qué hablan hoy de sólo 7.132 armas, si hasta hace pocos meses el Ministro de Defensa y el mismísimo presidente Santos hablaban de 14 mil? ¿Qué pasó acá, falló la matemática o mienten en nuestras narices?

Twitter Santos 14 mil armas

Twitter ministerio de defensa 14 mil armas

¿Por qué alias Timochenko habla una y otra vez de 'dejación de armas' mas no de 'entrega de armas'? ¿Qué significa exactamente 'dejación'? ¿Acaso significa que las FARC contemplan usarlas en el futuro, en caso que las cosas no funcionen con Santos o con un futuro gobierno?

El escepticismo es justificado, y hasta el mismo ex ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón cree que aquí hay gato encerrado, y que el país está siendo víctima de extrema ingenuidad al aceptar que las armas entregadas por FARC corresponden a la totalidad.

Twitter ex ministro juan carlos pinzon armas farc

Sin embargo, como ya es usual ante cada pomposo anuncio del gobierno, una parte del país cree en la narrativa oficial del "fin de las FARC", las iglesias celebran, los incautos aplauden, mientras otra parte del país no traga entero, y sospecha que mucho del armamento de las FARC sigue escondido en la selva.

La euforia del presidente Santos no se compadece con las insistentes advertencias del terrorista Timochenko: "No va a haber entrega de armas, ni va a haber destrucción de las armas. Las armas entrañan para las FARC una simbología de resistencia, y por lo tanto se van a colocar en un lugar lejos de su uso".

¿A quién le creemos, a Timo o al presidente que les regaló el país? ¿Dónde están las demás armas de las FARC, nos preguntamos los escépticos?

Sabemos que miles de guerrilleros continuan delinquiendo en la disidencia, que las FARC siguen siendo dueñas del negocio de las drogas en Colombia, que siguen controlando laboratorios de coca, y que un frente guerrillero entero vive en Venezuela. Ni que decir de los brazaletes que se intercambian los fascinerosos FARC con sus socios del ELN para asesinar diariamente a soldados y policías.

Por obra y gracia de la fantasiosa "paz" promovida por un gobierno mitómano, el país tragará el sapo de unas FARC armadas de manera clandestina, con frentes enteros en disidencia, ricachonas y exportando toneladas de coca, con curules gratis y comprando votos en elecciones, sin devolver niños, sin desminar el país, con zonas veredales permanentes que manejan a su antojo, y con control absoluto sobre la JEP y las altas cortes. Y por supuesto, los fenómenos de la extorsión y del desplazamiento de campesinos más vigentes que nunca, en medio de la más insoportable e inmerecida impunidad. ¡Un insulto a la razón!

Que todo cambie para que nada cambie, reza el dicho popular. Al final del día, Colombia ha vuelto a ser la misma narco democracia del pasado, solo que ahora mandan las FARC y el narcotráfico es delito político, que es lo mismo que declararlo legal.

Oscar Morales Guevara.

Noticias más leídas

SEÑAL EN VIVO